Ecografía emocional, lo que necesitas saber

La ecografía emocional es un tipo de ecografía que se realiza mediante técnicas específicas de ultrasonidos. No pretende sustituir a la ecografía convencional o diagnóstica que se practica en el embarazo.

Gracias a los avances que se producen en la tecnología, es posible desarrollar una ecografía 4d o ecografía 5d con una definición sorprendente. Sin duda supone un momento muy emotivo para los padres del bebé. Es un complemento a la labor de seguimiento que realiza el/la ginecóloga, pero nunca sustitutivo.

La ecografía 4d y la ecografía 5D que se han ido perfeccionando en los últimos años, pretenden ofrecer un resultado con una fuerte carga emocional. Resulta un momento único por ser la primera vez que se puede observar al bebé en el vientre materno. Ese recuerdo queda grabado y plasmado en imágenes, vídeos e incluso en escultura 3d. Así, cuando el niño sea mayor, podrá adquirir conciencia de dónde estaba y cómo era en el vientre de su madre.

La ecografía emocional pretende reforzar el vínculo materno. También favorecerlo y ofrecer una pausa para poder disfrutar plenamente del bebé. Esto se debe a  que es una ecografía 4d no diagnóstica y simplemente de observación. Atiende plenamente al factor humano y sentimental de los padres.

A partir de la semana 12 ya se puede realizar la ecografía emocional. Aunque la madre no sienta aún al bebé puede verlo de cuerpo entero. Desde la semana 22 el bebé ya es algo más grande y se pueden apreciar los primeros rasgos de la cara de forma más ampliad. Además se puede ver también el cuerpo entero.  Y, finalmente, desde la semana 27 ya se puede apreciar mejor los rasgos de una manera más cercana. La ecografía se centra en su carita, manos y pies.

Pide tu cita con nosotros y estaremos encantados de ofrecerte la mejor experiencia de tu vida.