Cuidado de la piel

El cabello y la piel son de los grandes beneficiados durante la gestación. Las embarazadas sienten el pelo más voluminoso y brillante y la piel más tersa y resplandeciente.

 

Durante la gestación es importante mantener los cuidados básicos de la piel: hidratación, limpieza y una crema facial adecuada al tipo de piel con protección solar . 

 

Los cambios hormonales propios del embarazo pueden provocar alteraciones en la piel, entre otros, la aparición de manchas en rostro y cuello, el oscurecimiento de lunares y pecas o un ataque repentino de acné.

 

Por lo general, podremos seguir utilizando nuestras cremas faciales exceptuando los tratamientos para el acné y las cremas para blanquear las manchas. Los productos de maquillaje como colorete o rímel son inocuos para el bebé. 

 

En el caso de observar alguna reacción alérgica a alguno de los productos habituales, bastará con suspender su uso por lo menos hasta que haya nacido el bebé.