Sin categoría

Leche de iniciación

Aunque nada se puede comparar con la leche materna, la mayoría de los bebés se alimentan con leche artificial algunas veces. Para algunas mujeres, amamantar a su bebé es simplemente imposible. Por ejemplo, si eres madre adoptiva o no puedes amamantar a tu hijo por razones médicas o de algún otro tipo, necesitarás conocer algunos datos sobre la alimentación con leche de iniciación.

Para algunas mamás, después de un período de amamantamiento inicial comienza la alimentación con leche de iniciación. Si estás amamantando, espera que tu bebé tenga tres o cuatro semanas de edad antes de utilizar la leche de iniciación como complemento para que continúes produciendo leche.

Los momentos en que das biberón a tu bebé son una maravillosa oportunidad para sentirse cerca de él y conocerse el uno al otro. También el padre del bebé y otros miembros de la familia pueden participar en la alimentación del niño desde el principio o cuando decidas cambiar de método. Asegúrate de que cada vez que alimentes a tu bebé, él sienta la misma cercanía, abrazos y palabras cariñosas tal como si lo estuvieras amamantando. Sostén la cabeza del bebé en un ángulo ligeramente elevado y mantén el biberón levantado para que no aspire mucho aire.

¿Cómo elegir la leche de iniciación adecuada?

Puedes estar segura de que las leches de iniciación para bebés están especialmente preparadas para satisfacer las necesidades nutricionales de tu hijo, casi como la leche materna, en la cual se basa su elaboración. Las principales marcas de leche de iniciación son similares. A menos que tu pediatra te indique lo contrario, elige una leche de iniciación enriquecida con hierro. Las leches de iniciación vienen en dos variedades básicas:

  • Listas para servir (las más costosas).
  • En polvo (la más económica).

Como es de suponer, las que permiten ahorrar más tiempo y esfuerzo son las más costosas. No obstante, todas son iguales si se preparan adecuadamente. Lee cuidadosamente las instrucciones cada vez que prepares la leche de iniciación. Para prepararla, sigue las instrucciones en forma exacta. Evita preparar biberones en medio de la noche cuando estés somnolienta o en momentos en que esté distraída.

Conciliar vida laboral y familiar

Un bebé acarrea un montón de necesidades que debemos organizar para poder ausentarnos de casa unas horas e ir a trabajar. Necesidades que van desde el cuidado básico, la alimentación, la higiene, el entretenimiento a la salud. A continuación encontrarás algunas ideas que deberás tener en cuenta para organizar tu vuelta al trabajo.

Empresa: comunica con la mayor anticipación posible tu reincorporación o fin de la baja maternal (al menos 15 días antes), o la excedencia si has elegido esa opción.

Si deseas acogerte a tu derecho de reducción de jornada (un mínimo de un tercio y un máximo de la mitad de la jornada), infórmate bien de todos los pasos a dar, los más importantes son primero, comunicarlo por escrito indicando el periodo de inicio de la reducción de jornada y sobretodo que es por guarda legal y custodia de un hijo menor. Y segundo, pedir su contestación escrita conforme que comunican la reducción de jornada a la Seguridad Social. Esto último es muy importante porque a la hora de un despido o de cobrar el desempleo te computará como si estuvieses a jornada completa.

A continuación te mostramos una carta tipo que te servirá de modelo para informar a tu empresa de la reducción de jornada (ver carta).

compaginar trabajo y familia: abuela cuida a su nieto

Cuidador: debes plantearte muy en serio quien se va a ocupar de tu hijo. Quizás seas de las afortunadas que pueden combinar los horarios laborales con los de tu pareja, aunque la inmensa mayoría tiene que buscar alternativas como abuelos, guardería o canguro. Valora todas las opciones y elige la que mejor se adapte a tus necesidades. Has de tener en cuenta disponibilidad, experiencia, horarios, ubicación y precios.

Cuando llegue el momento deberás hacer una separación progresiva, al inicio te podrás ausentar muy poco rato e ir aumentándolo. Sea cual sea el cuidador que hayas elegido le deberás enseñar y explicar las costumbres y modo de hacer que deberán llevar a cabo con tu hijo.

Alimentación: es primordial que se mantengan los horarios. Si le estás dando el pecho puedes continuar con la lactancia materna extrayéndote leche unas semanas antes y congelándola (dura 3 meses en el congelador), o bien extrayendo la toma de la noche, si ya no la hace, y guardándola en la nevera (dura 2 días en el frigorífico). También puedes optar por las leches de fórmula para las tomas en las que te ausentas, continuando con la lactancia materna en las tomas que te sean posibles, en este caso te aconsejamos que empie. ces a introducir el biberón una o dos semanas antes para ver si lo acepta bien.

Organización: con tu vuelta al mundo laboral deberás reajustar todas las tareas de casa, organizando, simplificando y delegando los quehaceres. No pretendas ocuparte de todo,  mentalízate de que no tienes que hacer tú todo el trabajo y que éste se puede repartir entre todos los miembros de la familia. Ten en cuenta que un exceso de responsabilidades familiares y laborales puede poner en riesgo tu salud y bienestar, lo que al final repercutirá en toda la familia. Quizás debas plantearte el contratar a una asistenta que te ayude con las tareas domésticas mientras te ocupas del bebé, la compra, la colada…

Ocio: tu vuelta al trabajo no debe significar “no tener tiempo” de hecho, debes aprender a disfrutar y a dedicar con exclusividad parte de tu tiempo con tu pareja a solas y también con tu hijo, todos los días. Recuerda que más vale calidad que cantidad en cuanto a compartir tiempo y actividades se refiere.

Embarazo gemelar

Gemelos

 

  • Un embarazo de gemelos se produce cuando la primera célula, un óvulo fecundado por un espermatozoide, se divide luego de la fecundación y da lugar a dos o más embriones. Los gemelos comparten exactamente la misma carga genética, por esta razón tienen características físicas muy similares. El parecido es tal que hasta a sus padres con frecuencia les cuesta diferenciarlos.

 

  • Los gemelos comparten los mismos genes, esto implica que son del mismo sexo, tienen el grupo sanguíneo, mismo color de piel, de pelo y de ojos y hasta las huellas dactilares son muy similares, sino idénticas.

 

  • Los gemelos pueden tener placentas y bolsas amnióticas separadas, pero la mayoría comparte una placenta con bolsas separadas. En raras ocasiones los gemelos idénticos comparten también la placenta. Este caso es el menos frecuente y el que con mayor frecuencia ofrece complicaciones.

 

  • Estos hermanos comparten además muchas características emocionales. Algunos estudios han demostrado que los gemelos separados al nacer y criados por familias diferentes e incluso en países diferentes experimentan a lo largo de su vida situaciones similares.

¿Necesitas información sobre las ecografías 4D para ver a tus gemelitos? Pulsa sobre el enlace.

 

 

 

Ventajas de la natación durante el embarazo

A continuación, ofrecemos diez ventajas por las que la natación es una excelente opción para practicar durante el embarazo:

  • Hay menos probabilidad de sufrir una lesión.
  • Evita el sobrecalentamiento a causa del contacto con el agua.
  • Mejora la circulación.
  • Controla el aumento de peso.
  • Alivia la presión en el nervio ciático y el área pélvica.
  • Ayuda a reducir los problemas de hemorroides.
  • Permite trabajar los diferentes músculos del cuerpo.
  • Tonifica los músculos del cuerpo.
  • Previene y mejora los problemas de hinchazón y várices.
  • Promueve una mayor oxigenación de la sangre.
  • Mejora la flexibilidad.

No olvides durante tu embarazo de hacerte ecografías 4D =)

Precauciones contra la gripe

La vacuna antigripal en el embarazo es el modo más eficaz de prevenir la enfermedad. Las gestantes que no se hayan inmunizado deberán tomar ciertas precauciones para evitar caer enfermas.

Se aconseja que las embarazadas convivan en un ambiente seguro sin gripe, que no acudan a aglomeraciones y se laven con frecuencia las manos.

En el caso de que contraiga el virus, la mujer embarazada debe acudir a su médico para que le aconseje la conveniencia o no de administrar alguno de los fármacos antivirales , en función de los riesgos que pudiera tener en las diversas situaciones de la gestación.

Habla con tu bebé

Puedes forjar un vínculo especial si te relacionas con tu niño varias veces al día. Los bebés, tanto en el útero como fuera de él, se comunican a través del movimiento. Un ruido alto o repentino será respondido con una patada, indicando que se ha alterado. Las emociones maternas, como la ira, la ansiedad y el temor también pueden dar lugar a rabiosas patadas

El feto escucha las vibraciones de tu voz a través del cuerpo. Aprende a reconocer el tono, el lenguaje y los patrones de voz que son  tuyos y reconocerá tu voz.

Además, puedes comunicarte con él a través del tacto: siempre que sientas una patada, toca el lado contrario (donde estará la cabeza del bebé) y acaricia la zona mientras hablas.

Como conciliar bien el sueño

Durante el embarazo, son múltiples los factores que pueden interferir en el sueño, provocando el insomnio. Sin embargo, a veces, basta con seguir unas reglas simples para obtener un descanso satisfactorio.

Ante todo, es importante establecer un ritual para relajarse antes de irse a la cama, escogiendo actividades que tranquilicen y que aporten placer, intentando respetar siempre los mismos horarios y evitando revolucionar en exceso el ritmo sueño-vigilia.

  • Beberse un vaso de leche caliente, ver una buena película, leer un buen libro, preparar un pastel o hacer punto… Se trata de acciones sencillas que pueden resultar de gran ayuda.
  • Deben evitarse los “sueñecitos” de después de las comidas.
  • Tampoco son aconsejables las actividades deportivas practicadas unas horas antes de irse a la cama, ya que activan una mayor cantidad de neurotransmisores que acentúan el estado de vigilancia.
  • Una alimentación desequilibrada tampoco ayudará a las embarazadas a conciliar el sueño. Las «comilonas» obligan al organismo a realizar una digestión lenta y laboriosa, mientras que el ayuno favorece que te despiertes por la noche debido al hambre.
  • En el caso de que sea imposible conciliar el sueño, no debes permanecer en la cama, sino levantarte y dedicarte a alguna actividad relajante.

¿Qué es la epidural?

Consiste en el bloqueo sensitivo de los nervios que transmiten el dolor durante el parto, manteniendo la consciencia. La epidural funciona con analgésicos locales inyectados en la zona lumbar, en la parte baja de la espalda. Existe una nueva técnica, llamada epidural ambulante (walking), que no deja a la madre paralizada de cintura para abajo, como antes, lo que permite dar a luz de manera más activa y sentir sin dolor todas las sensaciones a la hora de expulsar al bebé. Esto resulta posible porque se emplea menos dosis de anestesia, de modo que las fibras sensitivas quedan dormidas mientras que las que controlan el movimiento permanecen despiertas.

Beneficios del ejercicio y deportes recomendables

Beneficios del ejercicio durante el embarazo

El ejercicio puede:

  • Disminuir los dolores de espalda, el estreñimiento, la hinchazón y la inflamación
  • Aumentar el nivel de energía
  • Ayudar a modificar la postura
  • Ayudar a tonificar, fortalecer y dar más resistencia a los músculos
  • Mejorar su capacidad para sobrellevar el dolor de la labor de parto
  • Así mismo disminuye las molestias digestivas y el estreñimiento, aumenta el bienestar psicológico reduciendo la ansiedad, la depresión y el insomnio y crea hábitos de vida saludables.
  • Se ha comprobado que el ejercicio puede ayudar a evitar la diabetes de gestación, un tipo de diabetes que a veces se desarrolla durante el embarazo. A las mujeres que ya han tenido diabetes de gestación, también se les recomienda hacer ejercicio de forma regular, además de modificar su dieta, para mantener la enfermedad bajo control.

Deportes recomendables y de alto riesgo

Los ejercicios más cómodos son aquellos que no requieren que su cuerpo sostenga peso adicional. Nadar y usar una bicicleta estacionaria pueden continuarse a través del embarazo. Caminar y hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto usualmente son bien tolerados.

Deben evitarse todos los deportes de contacto, aquellos que se practican sobre superficies duras, aumentan la presión abdominal (salto, baloncesto, voleibol…), o exigen un excesivo trabajo de la musculatura abdominal, la gimnasia aeróbica y de aparatos, esquí náutico, patinaje, esquí alpino y deportes de raqueta (tenis o badminton) salvo si se realizan en sesiones cortas y se evita el gesto deportivo del saque por la amplitud de movimientos que requiere.

Todas las actividades que involucren grandes cambios de presión o estrés físico profundo, como el buceo y el triatlón, deben evitarse en TODO momento del embarazo.

Celos ante la llegada del nuevo hermanit@

Si se pone celoso de ver mamar al bebé, puedes irte a otra habitación, al menos hasta que comience a considerarlo algo normal.

Es bueno regalarle un muñeco al que pueda bañar, dar de comer, vestir… Si se parece a su hermanito, mejor y si le compras cosas parecidas a las que tiene el bebé de verdad, podrá imitarte y descargar de esa manera mucha de sus tensiones.

Un remedio infalible para tranquilizar sus celos es acostar al bebé y, entonces, dedicarle un rato exclusivamente a él. Puede ser el momento antes de ir a dormir o el baño o algún paseo a solas con él.

Debes pedir a las visitas que no dirijan su atención exclusivamente al recién nacido. Si llevan un regalo para él, conviene avisarles que también traigan un detalle para el mayor.

Repetirle lo bueno que es ser mayor y las ventajas que tiene (se acuesta más tarde, cena con los padres, se sienta a ver televisión…)

Durante los primeres meses de la vida del hermanito debemos fomentar las relaciones sociales del mayor. Si ya va al colegio o a la guardería, procura que no se modifique demasiado su vida cotidiana. Déjalo que juegue con sus amigos fuera de casa y que salga con sus tíos o primos sin el bebé, incluso con papá o mamá para jugar a solas.